La lectura de este artículo «EL CORONAVIRUS COMO ENSAYO DEL CAMBIO CLIMÁTICO» me ha dado mucho que pensar en que las capacidades para frenar el crecimiento económico están ahí, pero no se materializan porque el cambio climático es algo abstracto, mientras que el virus es algo concreto, que deja muertos y deja pocos prisioneros.

Decían que no podía pararse el mundo para parar el cambio climático, pero llegó una amenaza real, mucho más pequeña que la crisis climática –un virus–, y ya se plantea un nuevo sistema económico. Si se hace eso por un virus, ¿qué no podrá hacerse para ralentizar el cambio climático? Esto es imparable.

Y, en base a esta crisis sanitaria, pero también económica, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus metas parecen haberse quedado caducos o, cuando menos, incompletos. Veamos cómo cuaja todo esto pero es imaginable que las empresas tendrán que adaptarse a un Nuevo Sistema Económico que luche contra el cambio climático y por la justicia social. La lucha contra el covid19 ha servido como mero «campo de prácticas».

Las empresas que han sabido adaptarse ágilmente a la crisis sanitaria sin olvidar a sus grupos de interés , están de sobra preparadas para afrontar el cambio climático. Y el resto no tiene más remedio que caminar hacia ahí.

Se van a dedicar ingentes cantidades de dinero para paliar las consecuencias del covid19. ¿Qué no se puede movilizar para parar el cambio climático?